Artículos

Lo que se necesita saber para tomar un buen espresso: el café que siempre cae bien

El espresso es uno de los tipos de café más comunes y apetecidos por un gran porcentaje de la población.

Esto debido a su concentración más pura, donde es posible disfrutar del auténtico sabor de un buen café según los expertos de adictos al café.

¿Qué es el espresso y cómo reconocerlo?

El espresso es una técnica de preparación que se reconoce principalmente como italiana, donde el agua pasa casi de forma forzada a través del café molido y comprimido.

La ración que se obtiene de ese proceso, como lo comentamos en líneas ulteriores, se caracteriza entonces por ser altamente concentrada y por poseer ciertas características que hacen de esta bebida, una irresistible para los amantes del buen café.

Entre dichas características, encontramos el cuerpo, la textura y la persistencia. Siendo una bebida de treinta mililitros de café, se vislumbra su fina, evidente e imprescindible crema dorada.

Entretanto, aspectos clave para reconocer un muy buen espresso se denotan en sus aromas y sabores. Entre sus aromas destacan primordialmente la vainilla, las notas florales y el delicado toque representativo del buen café. Los sabores, por su parte, destacan por toques de caramelo y chocolate tanto amargo como semi amargo.

 

Identificar un buen espresso: aspectos que son característicos de este tipo de preparación de café 

Siendo una bebida compleja, son diversos los aspectos que importantes que se deben tener en cuenta en el momento de apreciarlo e identificarlo.

Es importante tener en cuenta que el grano debe estar, sí o sí, recién molido y su volumen debe ser inferior, por mucho, a una taza corriente, donde generalmente nos encontraremos con una onza de café que no debe superar la mitad de la taza.

El cuerpo del espresso es indispensable de analizar. Su color es como de avellana y está acompañado, como se mencionó en líneas anteriores, una crema de color marrón con pequeñas burbujas como resultado de una preparación óptima.

La robustez del espresso es algo que debemos tener en cuenta siempre que queramos percatarnos de la calidad del café y la preparación. El sabor debe perdurar por un tiempo oscilante entre los quince y veinte minutos, debido a que involucra en un alto porcentaje, el sentido del gusto volviéndolo irresistible.

Recuerda que si la crema que lleva por encima es muy blanca o si la consistencia tiende a ser aguachenta, estás tratando con una preparación defectuosa de espresso, haciendo que esa prueba de café no sea agradable a tu paladar.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta


CAPTCHA Image
Reload Image
Adictos al Café